Hernando Flores, de las aulas de la PUCE a McKinsey & Company

Dicen que es la empresa del mundo en la que es más complicado conseguir trabajo por delante de Google, Apple o Facebook. Considerada una de las empresas de consultoría más prestigiosas del mundo. Para Hernando Flores, McKinsey & Company es la empresa que le abrió las puertas para ejercer su profesión a nivel internacional.

Hernando Flores Villacís, graduado de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), trabaja desde hace unos meses como Asociado en McKinsey & Company, en Dubái.
 
“Estoy contento porque me han dado la oportunidad de entrar a trabajar en Mckinsey. Va a ser una gran escuela como lo fue la PUCE”, explicó este joven de 30 años.
 
Su trayectoria
 
Para llegar a McKinsey & Company, Hernando ha desarrollado una gran trayectoria profesional en el campo de las finanzas y el emprendimiento. Así, antes de su graduación en la PUCE, este quiteño empezó su camino profesional al trabajar como técnico de emprendimiento en innovación en la Agencia de Desarrollo Económico – Conquito.

“Estoy contento porque me han dado la oportunidad de entrar a trabajar en Mckinsey. Va a ser una gran escuela como lo fue la PUCE”, explicó este joven de 30 años.

Su trayectoria

Para llegar a McKinsey & Company, Hernando ha desarrollado una gran trayectoria profesional en el campo de las finanzas y el emprendimiento. Así, antes de su graduación en la PUCE, este quiteño empezó su camino profesional al trabajar como técnico de emprendimiento en innovación en la Agencia de Desarrollo Económico – Conquito.

“Mi carrera profesional comenzó antes de graduarme. Lo cual es algo que veo como un gran beneficio por parte de la PUCE. En la carrera de Administración, teníamos la oportunidad de trabajar tiempo completo durante la carrera”, contó Hernando.

Tras graduarse en 2017, este joven trabajó casi un año en una consultora financiera y analítica. De ahí, pasó a la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca). Esta experiencia le permitió aprender mucho y la considera parte importante de su vida profesional.

Posteriormente, tuvo la oportunidad de co-liderar el Instituto de Banca y Seguros del Ecuador. Ahí lideró la renovación y cambio de la institución durante aproximadamente dos años y medio.

“Ese rol fue súper chévere para mí. Tuve un montón de responsabilidad y de retos, que me permitieron crecer profesionalmente”, añadió este administrador de empresas.

Su vida en el extranjero

Desde su formación en la PUCE, Hernando pudo iniciar su trayectoria a nivel internacional. En el tercer año de su carrera, hizo un intercambio en Pitzer College de California.

“Una cosa que siempre resalto de la formación de la PUCE es que me permitió hacer intercambios internacionales. Esto me abrió las puertas a otras experiencias”, explicó Hernando.

En 2021, decidió explorar una carrera más internacional y alcanzó una maestría en la sede de Singapur del Instituto Europeo de Administración de Negocios (INSEAD), una de las escuelas de negocios más importantes del mundo. Además, parte de su maestría la estudió en Francia y realizó una pasantía en Filipinas.

“Escogí esa escuela porque ven a los negocios como una herramienta para hacer el bien; no solamente para para hacer dinero y generar crecimiento. Eso va conmigo y con la formación ignaciana que ya recibí en la PUCE”, añadió Hernando.

Durante su maestría, aplicó a McKinsey & Company, donde actualmente trabaja como asociado en Dubai. En unos meses, viajará a las oficinas de Arabia Saudita.

La huella de la PUCE en su vida

Para Hernando, la educación de la PUCE fue exigente y de alto nivel, lo que le preparó para el futuro. Él destaca el espíritu humanista y en valores que recibió en esta universidad jesuita.

“Más allá de lo técnico, lo que, sin duda, me ha impulsado profesionalmente es la formación humana y en valores que recibí. Definitivamente, eso te prepara para cualquier reto que pueda venir en el futuro,” contó Hernando.

Así, este profesional espera generar un impacto positivo en la vida de las personas y de la sociedad, especialmente en Ecuador. Este joven quiteño es uno de los 70.000 graduados de la PUCE que ya dejan su huella en el mundo.

“No todos tienen el privilegio de estudiar y tener las oportunidades que yo he tenido. Con mi carrera profesional, quiero generar un impacto positivo en la sociedad, en las personas que lo necesiten, que tengan una situación de vulnerabilidad. Ojalá también, por qué no, poner el nombre del Ecuador en alto”, finalizó Hernando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *